¿QUÉ SON LAS INICIACIONES ?

Las iniciaciones son el procedimiento que ayuda a la persona que lo recibe (el iniciado) a que se le abran los canales para poder percibir la Energía de Reiki y poder transmitirla. 

A las iniciaciones también se le denomina sintonizaciones.

En este proceso se abren los chakras de la corona, el corazón y los centros energéticos de las manos con el fin de curar y paliar los síntomas del tratado o iniciado.

Tras cada iniciación transcurre un tiempo de limpieza energética, que puede cambiar tanto en los días como en la intensidad de reacción a dicha limpieza.

Por su parte, las reacciones a esta limpieza van a depender del estado físico, psíquico, sensible y espiritual de la persona. A mayor reacción, mayores eran los bloqueos. A menor reacción, menores eran los bloqueos, bien porque el bloqueo de la persona no es tan fuerte o le cuesta más expulsarlo. Incluso es posible que el iniciado no llegue a sentir nada en especial (por lo mencionado con anterioridad o simplemente porque no es obligatorio el llegar a sentirlo todas las personas)

NIVELES DE REIKI

Existen tres niveles de reiki que se asocian a tres planos diferentes como son el plano físico, el mental y el espiritual o de conciencia.

Nivel  1 (el despertar)

El nivel 1 corresponde al nivel físico, también llamado “el despertar”, donde se enseña la historia de Reiki, se recibe la primera iniciación, se habla de la relevancia de los chakras y la instrucción sobre la imposición de manos.
Como comentábamos, este nivel actúa en un plano físico porque es más moderado su aprendizaje ya que es necesario conocer su historia, ir adaptándose y aprendiendo poco a poco, sin que sea un aprendizaje brusco.

En este primer nivel se abren tus chakras coronario, corazón y palmas, uniéndote a la fuente ilimitada de energía Reiki, siendo necesario un proceso de limpieza que dura veintiún días.

Es importante explicar que la persona iniciada puede sentir dolores o sensaciones como angustias, ansiedad, etcétera. Si bien este ‘proceso es temporal y afecta de manera totalmente distinta a cada persona, pudiendo darse el caso de no producir ninguno de los afectos recién comentados en todo este período.

Es recomendable que al percibir el primer nivel de Reiki, las primeras aplicaciones sean hechas a uno mismo para sentir y vivir la terapia Reiki.

Nivel 2 (la transformación)

Este segundo nivel aplica en un plano mental, ayudando a la persona a superar problemas físicos como puede ser el dejar de fumar y beber, consumo de drogas, o cualquier otro problema, como a problemas mentales como la ira, los celos, una depresión, etc.

Además, en éste nivel se aprende a emplear determinados símbolos sagrados antiquísimos con sus respectivos Mantram (nombre-oración),  también llamados símbolos reiki para poder hacer llegar y también irradiar un mayor potencial energético, tanto en tratamiento en camilla o silla, como a distancia, trascendiendo tiempo y espacio.

En este nivel que ya es más avanzado de iniciaciones, y sobre todo tras la práctica incesante del comenzado Reiki, no sólo se proyecta mediante las manos, sino que se puede lanzar a distancia, disparándose  desde el chakra del corazón o bien sentir que sale por todos los poros del cuerpo del Canal Transmisor.

Nivel 3 (la realización)

El tercer nivel es el más superior de todos. De ahí que se trabaje ya en un plano de conciencia. Aquí se hace cada vez más necesario por parte de las personas ahondar en esta práctica y terapia aunque no es necesario llegar hasta un nivel de enseñanza o maestría.

En este caso, podemos pedir el nivel III, en el que se hace entrega de un símbolo sagrado (los símbolos de reiki usui)  y su Mantram pertinente, potenciándose de este modo el nivel de energía, que operando con la entrega y pureza nos deja encauzar desde el plano del alma.

Anuncios